Firmat, viernes, 01 de julio de 2022
Edición Digital Nro: 895
 

Archivo | Busqueda avanzada

Locales | 17/05/2022
Firmatenses por el mundo
Gregorio Acerbi, diplomático argentino en India
“Nuestra tarea es promover las relaciones económicas, comerciales, culturales e institucionales con Argentina”, aseguró. Hace siete meses llegó a ese país luego de residir cuatro años en Australia.
Gregorio Acerbi tiene 37 años y hace siete meses se trasladó junto a su mujer y su pequeño hijo de Australia a India para prestar servicio en la Embajada Argentina emplazada en Nueva Delhi. Allí tienen previsto vivir dos años y luego regresar a nuestro país para cumplir tareas en Cancillería hasta tanto se le asigne un nuevo destino internacional.

En diálogo con El Correo, el joven diplomático firmatense puso en valor su formación de base en la educación pública argentina. “A mí me gusta destacar que soy egresado de la Escuela Sarmiento, de la Escuela de Comercio y de la Universidad Nacional de Rosario”, remarcó Gregorio, quien para llegar a ser diplomático debió aprender idiomas y adoptar una dinámica de formación y capacitación constante.

“En el mundo angloparlante tienen una frase que dice más o menos así: “Se necesita un pueblo o una comunidad para criar a un hijo o a una hija”. Esa frase me gusta y me identifica porque considero que en la formación de una persona inciden muchas personas, no solo los docentes, a muchos de los cuales podría nombrarte y a quienes valoro, pero también de otras instituciones o de la vida misma de Firmat. En esta mirada también me gusta destacar al club, a los profesores que en ese ámbito nos enseñan cosas. Y por supuesto que la familia es importante”, reflexionó.

Refiriéndose puntualmente a su trabajo, Acerbi explicó que “en el exterior, el funcionario diplomático es representante de la Argentina. En lo personal eso siempre es un motivo de orgullo pero implica mucha responsabilidad. Uno es el rostro de Argentina en la reunión donde está, en el foro donde participa”.


Por esta razón, “nuestra labor implica una constante formación y capacitación ya sea en temas específicos o herramientas como pueden ser idiomas. Eso es todo el tiempo y es una de las cosas que más me gustan de esta labor. En mi caso esto implica estudiar muchos idiomas”, contó el diplomático oriundo de Firmat, quien maneja más de seis idiomas y tiene realizados post grados de diversos temas.

Al momento de poner en valor su carrera, Gregorio Acerbi enfatizó “el constante contacto y conocimiento de nuevas culturas. Es algo que me gusta mucho esta la-bor. El conocimiento de diferentes países, incluso países que no hubiese imaginado conocer. En el caso de Australia (donde vivió cuatro años) no solo llevábamos la relación con ese país sino también con Papúa Nueva Guinea, Isla Salomón, Fiji y Vanuatu. Son países del pacifico sur que nunca hubiese imaginado que iba a tener conocimiento de las personas de esos países, que iba a hacer amigos, conocer sus países y conocer muchas cosas que nos unen”.

La otra cara de la moneda de una vida llena de descubrimientos y aprendizajes es la distancia de los afectos. “Lo que uno cede para hacer esto es importante. En primer lugar, el desarraigo. Cuando te vas a vivir afuera te llevas a tu familia. Esto implica un deficit emocional. Al no estar en ca-sa, en Argentina, en Firmat, con la familia, con los amigos, dejas de estar fisicamente compartiendo algunos momentos importantes. Si bien las tecnologías nos acercan y permiten un contacto cotidiano y bastante cercano, siempre la distancia es un elemento que implica un deficit”, expresó.

“En Australia, mi esposa tuvo una gran inserción profesional y ahí nació nuestro hijo, nació en pandemia, y, con casi dos años, todavía no pudo conocer a los abuelos ni a los tíos. Eso muestra el deficit emocional que implica el desarraigo. El traslado de un país a otro siempre implica para la familia un montón de desafíos, incomodidades y adaptación”, explicó Gregorio, quien ponderó el esfuerzo que hace la familia de quienes siguen el camino de la diplomacia.

Finalmente, consultado acerca de su futuro, manifestó: “Tengo dos años más de trabajo en la Embajada en Nueva Deli, en India, que es un país de los más grandes en términos de población, con una economía muy grande y con proyecciones significativas hacia el futuro, lo cual abre grandes oportunidades para Argentina. En estos dos años hay grandes expectativas para trabajar en las relaciones con India y con los países que llevamos desde esta embajada (Bangladesh, Nepal, Siri Lanka, Islas Maldivas y Bután). Luego de eso tendremos el regreso a Buenos Aires, a Cancillería, pero todavía falta un tiempo para eso”.

Haga Click para ampliar la imagen
Haga Click para ampliar la imagen
Periodista/Fuente: Mariano Carreras (El Correo)
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.