Firmat, martes, 02 de marzo de 2021
Edición Digital Nro: 833
 

Archivo | Busqueda avanzada

Interés General | 17/01/2021
El hombre que dejó una marca imborrable en el ADN de Firmat
Hoy cumpliría 106 años Roque Vassalli

Roque Vassalli nació el 17 de enero de 1915, cerca de Cañada del Ucle. Creció en un paraje rural, junto a una estación de ferrocarril rodeada de galpones de almacenaje de cereal. Su padre, don Rafael, ya era metalúrgico.

En un galpón del campo que arrendaba su padre, puso una fragua, una bigornia y una piedra a pedal para afilar rejas de arado. Roque se crió entre los fierros de aquella pequeña herrería rural, donde comenzó a adquirir el oficio.

A los doce años, entró como aprendiz de mecánico en un almacén de ramos generales. A los diecisiete, abrió su propio taller mecánico de automóviles. Roque hizo el servicio militar en la Fuerza Aérea, donde siguió aprendiendo sobre motores. A los diecinueve, conoció a Españita, con quien contrajo matrimonio.

Con viejos motores de Ford T, empezó a fabricar grupos electrógenos para chacareros. Tiempo después, comenzó a reformar las viejas trilladoras Deering y McCormick, aligerándolas para adaptarlas al campo argentino.

Él mismo diseñaba cada elemento, compraba los materiales, calculaba los costos, soldaba, torneaba y pintaba. Era un hombre de ingenio. Hasta llegó a fabricar una cosechadora con un montón de chapas que, en otros tiempos, se habían utilizado como barreras para langostas.

En 1949, los Vassalli se radicaron en Firmat, que por entonces tenía unos cinco mil habitantes. Aquí había algunas condiciones favorables para el desarrollo industrial, como una estación de ferrocarril y provisión de energía eléctrica todo el día.

El taller comenzó creciendo lentamente. En 1951, hubo escasez de braceros para cosechar maíz, el gobierno envió a conscriptos para que ayudasen en las tareas. En aquel contexto, Roque descubrió una oportunidad agroindustrial: diseñó un artefacto para acoplar una plataforma a la trilladora de trigo, de modo que también pudiera utilizarse para cosechar maíz.

En el ´54 recibió un radiograma del Ministerio de Agricultura que le solicitaba 250 equipos anuales. Como su capacidad de producción apenas llegaba a 35, por orden del gobierno de Juan Domingo Perón, el Banco Industrial de Rosario le otorgó un crédito para ampliar la escala de producción.

Don Roque compró una avioneta Cessna 140 para desplazarse rápidamente por los campos de la provincia, haciendo el servicio técnico a sus máquinas. Hasta diseñó un paracaídas para dejar caer la pieza de repuesto en el campo, en los casos en que no se necesitaba mecánico.

La empresa siguió creciendo. En ese marco, desarrolló la Súper Vassalli. Fue la primera máquina integral de recolección que combinaba las funciones de corte y trilla.

Don Roque siguió innovando y durante décadas su empresa fue líder en el rubro. Por fuera de la empresa, Vassalli estuvo muchos años al frente de la Municipalidad de Firmat y del Club Atlético Argentino.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.