Firmat, jueves, 17 de octubre de 2019
Edición Digital Nro: 769
 

Archivo | Busqueda avanzada

Interés General | 18/09/2019
Carta a Irene, bailarina de la Academia “Ecos de mi Tierra”
No sé su nombre, solo sé que es de Firmat
Irene bailando en el Encuentro Folklórico.

Durante el fin de semana, bajo el nombre Mana Pacháyoj (sin edad y tiempo) se realizó el 3er Encuentro de Danzas Folklóricas para Adultos. El importante evento cultural tuvo lugar en Banderas (Santiago del Estero), donde el grupo de adultos de Ecos de mi Tierra dijo presente.

Allí, entre bailes y cantos, una vecina de nuestra ciudad generó asombros en los presentes, y además de ser premiada por el certamen, recibió un cálido y llamativo mensaje a través de las redes sociales.

Andrés Ibasca, periodista y locutor santiagueño, le dedicó unas emotivas palabras a la bailarina firmatense Irene Cimino.

Carta a Irene (Link relacionado: http://cort.as/-R9MJ

No sé su nombre, solo sé que es de Firmat, Santa Fe y de la Academia “Ecos de mi Tierra”, sé que le dicen “La Nona” y me atreví a llamarla así todo el encuentro.

Me habló en los pasillos de los camarines y desde ese momento me transmitió ternura, dulzura, simpatía, amabilidad, amor. Ese amor que solo las personas de buen corazón pueden hacerlo notar, ese amor de madre, de NONA.

¿A qué hora bailamos hijo?, fue lo primero que me dijo; “nosotros vinimos ayer y queremos bailar, yo quiero bailar”; “pero mire que vamos a bailar de todo eh”, “yo bailo lo que pongan, no tengo drama, ¿cuántos años me das?, le dije mi parecer y ella me contesto sus años”, y se fue moviendo su pollera hasta el largo pasillo.

Hasta ahí era todo casi normal, una charla como las tantas que uno puede tener con los bailarines en los encuentros o festivales, pero no imagine que sería el inicio de conocer a una persona que en este tercer encuentro de danzas folclóricas para adultos, nos dejara una lección de vida, que nos entregara su energía y sus ganas de disfrutar de la vida como no había visto hace tiempo.

Bailaba con su grupo y su rostro transmitía felicidad, gozo, alegría, sin dudas fue la “bailarina diferente”, la que se robó las miradas, la que elegí para darle el presente y su abrazo fue el de una madre agradecida. Interactuar desde el escenario percibiendo una complicidad de esas que la sabiduría de los años te la da, ya que se sabe que no hay maldad alguna, sino hacer que el momento sea agradable.

Con tu traje de paisana y con el compañero ocasional vestido de gaucho, no tuvo reparo en salir a bailar el “bombón asesino”, Ricky Maravilla, cuarteto, chámame, y hacer que todo un salón se contagie de alegría, en lo personal, fue emocionante, ver cómo nos dejabas una enseñanza, poco conocí de tu historia de vida, triste en los últimos cuatro años por lo que me contaron, pero tu entereza para afrontar la vida es sinónimo mucho amor.

No se tu nombre, solo me quedo el NONA y tu beso sincero, lleno de puro amor, amor de madre, amor de abuela, amor de vida. No se tu nombre, pero solo te digo GRACIAS NONA por la lección que nos diste en el Encuentro de Danzas para Adultos “Mana Pachayoj”, Tata Dios te guarde en el umbral de la vida.

 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.